Bookmaker artbetting.co.uk - Bet365 review by ArtBetting.co.uk

Bookmaker artbetting.gr - Bet365 review by ArtBetting.gr

Germany bookmaker bet365 review by ArtBetting.de

Premium bigtheme.net by bigtheme.org

Quiero iniciar un negocio, pero ¿de qué?

Claudia Gutierrez 29/08/2011 0
  • Emprender

 

Lyn, una joven de Singapur se encontraba cansada de su trabajo, cansada del horario restrictivo, de las largas horas, de su jefe, de los pocos días libres, etc. Todo eso a lo que cualquier empleado actual lamentablemente se enfrenta. Cuenta que en las reuniones de fin de semana con sus amigos, todos se quejaban de lo mismo, de la vida de asalariado, y de sus sueños de tener “algo propio”, trabajar edificando algo que no iba a ser para alguien más, no dedicarle una vida a algo que no les pertenecía, soñaban durante los fines de semana y durante la semana volvían a su realidad.

Lyn se encontraba en la misma situación que se encuentran millones de personas, Quería iniciar su negocio pero no sabía “de qué”. Lo que hizo fue analizar sus pasiones, sus gustos y preferencias. Lyn es una amante del chocolate, siempre ha sido algo que ha disfrutado mucho, pero solo eso, un gusto, no sabía absolutamente nada con respecto a la producción del mismo, pero pensó que si quería iniciar algo y no sabía “qué”, sería mejor iniciar algo que ella disfrutase, ya que de cualquier forma no sabía nada de negocios.

Por lo que inició horneando pasteles en su casa, ella no tenía la menor idea de cómo hornear un pastel, ni de cómo mezclar harina, solo sabía que quería iniciar un negocio y punto. Cuenta que todo lo que ella hizo fue prueba y error, y eligió el pastel que según ella, sus familiares y amigos consideraron el pastel más delicioso para iniciar a vender. En 1998 abrió una pequeña pastelería, donde solo ofrecía un estilo de pastel de chocolate, dice que sus amigos y familiares le pronosticaron 3 meses para que desistiera y su negocio quebrará, pero no fue así, aun sin tener conocimientos en pastelería, chocolatería, y mucho menos negocios, logró sobrevivir.

Lyn cuenta que sus ganas de salir del mundo del empleado, del mundo de los horarios de 8 a 5 la motivó a iniciar y a mantenerse fuerte con su negocio. Comenta que los comentarios desalentadores que le hacían las personas no le afectaban, le decían que se regresara al “buen” trabajo que ya tenía, que solo perdería tiempo y dinero en un aventura que no valía la pena, que no conocía de negocios ni de chocolatería, que era una locura.

Actualmente Lyn posee tiendas de “Awfully Chocolate”- como llamó a su compañía- en Shanghai, Taipei, Hong Kong, Y Yakarta. Cuenta con 17 franquicias y ella misma dice que no aun no puede creer que ella sola haya logrado todo esto, con un poco de ayuda económica de sus familiares y mucha constancia.

Escuchamos muchas historias como las de Lyn por todos lados, y nos parecen inalcanzables, pero no lo son, ¿por qué alguien podría lograr algo así y tú o yo no? Simplemente por que ellos lo hacen, es decir, se lanzan a la aventura a pesar de lo que digan las demás personas o de los obstáculos que se presenten, a pesar de las bajas probabilidades.

En México, y en Latinoamérica, se puede detectar toda una nueva generación de emprendedores tanto formal como informal. Están los recién egresados que han decidido desarrollar ese proyecto de la universidad que parece ser una buena idea, o aquellos recién desempleados, que al no encontrar quien los emplee, deciden crearse sus propios trabajos.

Pero todas aquellas personas que deciden iniciar un negocio se hacen la misma pregunta, ¿de qué? Hay algunas que incluso ya cuentan con el dinero necesario para empezar algo, pero no saben qué.

¿Qué factores se deben de tomar en cuenta a la hora de responder el “qué”?
Antes que nada tenemos que echarle una mirada a nuestro entorno. ¿Qué esta sucediendo? ¿Qué produce nuestra región? ¿Qué industrias se encuentran en crecimiento? ¿Cuál es la situación demográfica de la región, – es la población joven o vieja-? ¿Cómo es el estilo de vida de la gente de mi entorno? ¿Qué tendencias hay? En lo tecnológico, moda, etc.

Tras haber analizado tu entorno, es la hora de realizar un auto-análisis. ¿Cuál es tu situación? ¿Te encuentras empleado actualmente? ¿Eres recién egresado? ¿Desempleado? ¿Tienes la responsabilidad de mantener una familia? ¿Cuentas con recursos financieros? ¿Qué hobbies tienes? ¿Tienes alguna pasión? Todo esto te servirá como punto de partida y responderá muchas de las preguntas que resuelven el famoso “qué”.

Tal vez ese hobbie que tienes por la pesca te quiere decir algo, escuchar historias de otras historias de éxito tiene mucha influencia sobre nosotros, solo nos falta poner manos a la obra. Recuerda que aquel negocio que vemos en nuestra localidad que hoy es tan exitoso empezó como una idea. Saca tus ideas y llévalas a la realidad, ¿Qué es lo pero que puede pasar? ¿Qué vuelvas a empezar? Quizás sea lo mejor que te pueda ocurrir, manos a la obra.

Leave A Response »