Bookmaker artbetting.co.uk - Bet365 review by ArtBetting.co.uk

Bookmaker artbetting.gr - Bet365 review by ArtBetting.gr

Germany bookmaker bet365 review by ArtBetting.de

Premium bigtheme.net by bigtheme.org

Nutrición en el Trabajo

Martha Beltrán 18/06/2012 0

Pasar tantas horas en el trabajo nos dificulta muchas veces comer sanamente; sin embargo es un asunto al que debemos poner atención si queremos conservar nuestro peso y nuestra salud.

Tal vez pensemos que implica mucho trabajo el llevar comida casera a la oficina, pero si nos organizamos un poco se irá volviendo fácil y veremos grandes beneficios en nuestro cuerpo e incluso en nuestro bolsillo.

El trabajo es el lugar en el que se pasa la mitad del  período del día, o en torno a un tercio de las horas del día. Además, la jornada de trabajo está estructurada en torno a las comidas y los refrigerios: descansos para el café, horas de desayuno, pausas para el refrigerio y visitas al dispensador de agua. Cualquiera que haya realizado una jornada laboral de ocho o doce horas sabe lo que se siente cuando se acerca un descanso.

Además, es importante recordar que, independientemente de la actividad profesional, las necesidades nutritivas varían para cada persona, en función de su edad, sexo y otras condicionantes individuales y del entorno en el que vive (factores socio culturales, climáticos, etc.) que también han de tenerse en cuenta a la hora de planificar una correcta alimentación.

Muchas veces, la comodidad, la falta de tiempo o las propias condiciones sustituyen a la calidad a la hora de comer durante la jornada de trabajo. Cada vez más, aquéllos que pueden permitirse adquirir alimentos nutritivos optan por los que no lo son, mientras que quienes no pueden permitirse la compra de alimentos frecuentemente pasan sin ellos.
Ya que una buena parte de la población mundial no come lo suficiente y otra proporción igualmente amplia de la población come demasiado, la puesta en marcha de una revolución alimentaria en el menú de los lugares de trabajo constituye una necesidad innegable. Además, no sólo la cantidad de alimentos adolece de desequilibrios: la calidad también presenta grandes deficiencias. En cualquier caso, ¿cuál es el mejor punto de partida?

ALIMENTACION SANA EN EL TRABAJO

Algunas recomendaciones para mantener una rutina alimentaria saludable durante la semana:

  • Acostúmbrate a llevar la comida. Prepárala la noche anterior asegurándote de llevar una comida equilibrada. Puedes incorporar carne, pollo, pavo, jamón, pescado, huevos, queso bajo en grasa, un yogur desnatado y frutos secos.
  • Elige alimentos ricos en proteínas y fibra. Muchas mujeres afirman pasar hambre todo el día mientras trabajan. Este tipo de alimentos como barras de fibra, frutos secos ayudan a sentirse lleno y controlar los niveles de apetito para no pasarse el día picando.
  • Prueba una fruta o vegetal nuevo cada semana. Si se elige lo mismo por rutina día tras día, puede acabar aburriendo. Prueba cosas nuevas para mantener tu interés en las comidas de diario.
  • Hidrátate. Conviene tener agua a mano para mantenerse sano. Sustituye por agua el zumo, los refrescos, el café o cual sea tu bebida habitual.
  • Defiende la iniciativa en el trabajo, animando a los directivos de tu empresa a promover unos hábitos alimentarios saludables en el entorno de trabajo. Puedes sugerir que incluyan una oferta más amplia de alimentos saludables en la cafetería de su lugar de trabajo o en las máquinas expendedoras.

 

COFFE BREAK EN REUNIONES

Los refrigerios y los llamados coffee break ofrecidos en las reuniones de trabajo y capacitaciones de las instituciones públicas y privadas deben ser saludables y nutritivos a fin de contribuir al buen estado de salud y nutrición de las personas, advirtieron especialistas del Instituto Nacional de Salud (INS), del Ministerio de Salud.

Normalmente en los denominados coffee break se brindan pasteles, bocaditos dulces o salados, panes, gaseosas, helados, entre otras preparaciones, que por lo general son elevados en calorías, ricas en azúcares y grasas y saborizantes, cuyo consumo frecuente contribuye al aumento de peso de las personas que lo consumen.

Por tal motivo, se recomienda consumir refrigerios elaborados a base de frutas, verduras, leche y derivados, carnes, huevos y cereales, acompañados por agua natural, infusiones,  y jugos de fruta sin azúcar, evitando el consumo de bebidas gaseosas, pues cada vaso contiene aproximadamente entre 6 a 8 cucharaditas de azúcar.

PROPUESTAS SALUDABLES

ENSALADA DE FRUTA (1 ración = 1 plato de postre por persona. 192 Calorías).
Ingredientes
• ¼ de unidad de plátano  (50g)
• 1 tajada pequeña de papaya (50 g)
• 5 unidades de uva (50 g)
• 4 unidades de fresa  (50 g)
• ½ vaso pequeño de yogurt (para agregar a la ensalada de fruta) (75 ml)
• Agua al natural, para acompañar al refrigerio.

SANDWICH DE PAN CON VERDURAS (1 ración = 1 unidad por persona. 220 Calorías).
Ingredientes:
• 2 tajadas de pan  integral (60 g)
• ½ unidad de tomate pequeño (40 g)

1 reb de queso panela (50 gr)

• Jugo de frutas al natural sin azúcar, para acompañar al refrigerio.

BROCHETAS DE VERDURAS (1 ración = 2 brochetas por persona. 192 calorías).
Ingredientes
• ¼ de unidad de pimiento mediano (50 g)
• 3 hojas de espinaca (15 g)
• 1 tajada de queso fresco (30 g)
• Agua al natural, o refresco de frutas, para acompañar al refrigerio.

SANDWICH DE POLLO CON VERDURAS (1 ración = 1 unidad por persona. 220 calorías)
Ingredientes.
• 2 tajadas de pan integral (60 g)
• ¼ de filete de pechuga de pollo (30 g)
• ½ unidad de tomate pequeño (40 g)
• 1 trozo pequeño de zanahoria rallada (25 g)
• 1 hoja de lechuga (15 g)
• Jugo de frutas al natural sin azúcar, para acompañar al refrigerio.

Salud y trabajo van unidos y se influyen mutuamente. Puesto que la alimentación es uno de los factores que afectan a nuestra salud, es muy importante adaptarla a la actividad laboral, para mejorar el rendimiento, prevenir el sobrepeso y la obesidad,  reducir la fatiga y contar con hábitos de alimentación saludable para mejorar la esperanza de vida y prevenir riesgos asociados con los malos hábitos de alimentación.n, organización, información, vigilancia, regulación y servicios sanitarios, y vinculación con los sectores económicos, políticos y sociales preferiblemente a nivel nacional. En la nueva salud pública se hace énfasis en los problemas de salud, así como también las acciones para su prevención y control desde una perspectiva amplia, poblacional

 “las personas que no tienen tiempo para alimentarse saludablemente, pronto tendrán tiempo para enfermarse”

Leave A Response »